En el hemiciclo de la Cámara de Diputados se presentan indicaciones para la Ley de Garantía de Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.

Ayer 12 de abril, 10 trabajadores/as de la Caleta, presenciamos un espectáculo parlamentario. La comisión de familia presentó indicadores y el estado del arte de la Ley de Garantía de Derechos en la Cámara de diputados.

Mientras se hacia la presentación, los diputados, salían, entraban, conversaban entre ellos, miraban sus celulares y/o computadores. Pocos ponían atención a la cuenta que se hacía desde la Comisión.

Además, los diputados Arriagada y Farías tenían sus invitados. Centros de tercera edad que aprovechan las invitaciones de los diputados, para visitar el Congreso, pasear y por supuesto, tener cautivo los votos para seguir en el rol de diputados.

Para las abuelas en su mayoría, no se dan cuenta que los diputados, a los cuales les dan el voto, están legislando por sus nietos y nietas, por los que llaman “vulnerables, esos mismos que viven en sus casas o con sus hijos e hijas”. No saben, no conocen que están legislando una ley donde se da continuidad a las prestaciones sociales para una cantidad de niños y niñas, que al final no resuelve sus vidas, al contrario, perpetúa sus vulneraciones de derechos.

El presidente de la mesa nombra a las organizaciones de abuelos y abuelas y todos los diputados se vuelven hacia ellos y ellas, aplaudiendo.

El Ministro de Desarrollo Social, da cuenta de los avances. Nos cuenta el gran hecho histórico, de que Chile está avanzando desde una práctica en que los niños y niñas son objetos de derechos o mejor dicho de protección y prestaciones, a un niño/a que es sujeto de derechos. ¿Eso es posible sin recursos y no comprometiéndose hasta el máximo de los recursos disponibles en el Estado?

El fondo de las cosas es que la ley que dicen que hace un cambio histórico, mantiene en las prácticas, prestaciones sociales, sin recursos y además la bajada territorial donde viven los niños y niñas y adolescentes no tendrá respuesta a sus derechos y menos a las vulneraciones sufridas.

El acarreo parlamentario de abuelos y abuelas, al Congreso y el gozo del parlamentario cuando es aplaudido, es vergonzoso. Hay que recordar que es su trabajo y que los costos de su trabajo son pagados y cuyos costos no tienen relación con las pensiones que reciben estos abuelos.

A lo mejor un buen trabajo debiera de estar en sensibilizar, informar y compartir con los abuelos y abuelas, esta realidad.

Abuelos, abuelas, los niños no pueden esperar. ¡Ley con presupuesto y universal, para todos los niños y niños que viven en Chile!  ¡Ley con presupuesto y territorial!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: