Encuesta Casen 2011: la pobreza en Chile aún tiene nombre de infancia

por Marcela Aedo (Fuente El Mostrador)

El año 2002 CEPAL y UNICEF publicaban un documento titulado “La Pobreza en América Latina y El Caribe aún tiene nombre de infancia”. Han transcurrido diez años y los datos de la Encuesta Casen 2011, recientemente difundidos, nos permiten concluir que también en Chile la pobreza tiene nombre de infancia.

Hay que señalar que un adecuado sistema de protección a la infancia requiere de una Ley de Protección a la Infancia, inexistente aún en nuestro país. Está en elaboración, por parte del Gobierno, un anteproyecto que ha sido profusamente criticado por las organizaciones de infancia, ya que no ha recogido los acuerdos de una mesa de trabajo generada desde el propio Ejecutivo.

Independientemente de las críticas que se puedan efectuar a una encuesta que, por ejemplo, se dio a conocer sin explicitar el posible margen de error y que no ha cumplido los compromisos de Estado asumidos en el año 2009, en orden a actualizar la línea de pobreza, es posible afirmar que el nivel de pobreza en la población entre 4-17 años se ha incrementado. En efecto, si el año 2006 el porcentaje de pobreza se ubicaba en el 20,3% y el 2009 en el 21%, el último resultado publicado el pasado 20 de julio, nos informa de un preocupante 22,5%. Y si fijamos nuestra atención en la población entre 0 y 3 años, el diagnóstico es aún más alarmante, ya que la cifra aumenta al 24%.

Es decir, en promedio, el 23,25% de la población menor de 18 años en Chile vive bajo el umbral de la pobreza, casi diez puntos más que el promedio nacional de 14,4%. Y si la población menor de 18 años estimada al 2012 es de aproximadamente 4 millones de niños/as, debemos pensar que casi un millón de niños/as en nuestro país vive con menos de $72.000 al mes.

Sin embargo, a la luz de las cifras macroeconómicas, Chile es uno de los países, con mayor crecimiento económico de América Latina, y a pesar de la crisis internacional, mantiene perspectivas positivas para el 2013 de acuerdo a lo anunciado por la OCDE. Al parecer, al mercado en términos generales no le afecta la desnutrición, la deserción escolar, el trabajo infantil ni la posible entrada en el circuito de la delincuencia juvenil.

Un país que crece económicamente, pero cuya pobreza infantil aumenta, debe revisar nuevamente las causas de la pobreza en general, y de la pobreza infantil en particular. Éstas se vinculan fundamentalmente al desempleo de los/as padres y madres, la desigualdad en los ingresos, las inequidades de género y la ausencia de un adecuado sistema de protección de infancia.

En este sentido, Chile es uno de los países con mayor desigualdad en América Latina y en el mundo. Y la feminización de la pobreza se consolida, ya que las mujeres son el grupo más numeroso entre los trabajadores pobres de nuestro país. Hay un alto porcentaje de desempleo femenino, el 42,5% en el primer decil, es decir, aquellos cuyos ingresos están en el 10% inferior del país, y los hogares con jefatura femenina, se encuentran más expuestos a vivir en condiciones de indigencia y pobreza.

Es necesario actuar con urgencia, fundamentalmente porque, como señala CEPAL, los pobres quedan frecuentemente “atrapados” en la pobreza. Cada vez que ésta aumenta, por los mismos daños que produce, tarda mucho tiempo en recuperar o regresar a la situación original. Y en los/as niños/as se generan daños irreparables; lo anterior confirma la gravedad del problema y la necesidad de desarrollar y ejecutar acciones urgentes.

Ante un problema de la envergadura señalada, se requieren cambios estructurales, tales como la revisión del modelo económico y proyecto político de país. En esta línea, debería materializarse a la brevedad la reforma tributaria, ya que de este modo se podría enfrentar con los recursos adecuados la desigualdad económica y social vigente en Chile.

Por otra parte, es necesario desarrollar políticas de equidad de género auténticamente transformadoras, que permitan a la mujer aumentar su participación en el mercado laboral, y obtener en él la misma remuneración que un hombre (quienes ganan un 30% más promedio). Asimismo se deben implementar políticas de cuidado y corresponsabilidad que permitan tanto a hombres y mujeres, compatibilizar el trabajo con el cuidado de los/as hijos/as.

Y finalmente, se deben consolidar las políticas de infancia ya construidas y desarrollar nuevas con una mirada integral.

En general fortalecer las políticas públicas de salud y educación desde la primera infancia, focalizando la atención en los sectores más empobrecidos, en este sentido el Gobierno debe cumplir los compromisos del programa Chile Crece Contigo, como la obligatoriedad de cubrir al 60% de los hogares de menores ingresos.

Por último, hay que señalar que un adecuado sistema de protección a la infancia requiere de una Ley de Protección a la Infancia, inexistente aún en nuestro país. Está en elaboración, por parte del gobierno, un anteproyecto que ha sido profusamente criticado por las organizaciones de infancia, ya que no ha recogido los acuerdos de una mesa de trabajo generada desde el propio Ejecutivo.

La Ley de Protección de Infancia y una adecuada institucionalidad que la implemente, es una de las mayores deudas que tiene el Estado de Chile con los niños, niñas y adolescentes. Probablemente este silencio en relación a ellos/as hable de algo mucho más profundo, a saber, de cómo han sido tradicionalmente excluidos del juego democrático, ya que su ciudadanía y por ende el pleno ejercicio de sus derechos, ha quedado supeditado a la mayoría de edad.

Pero como indica el autor italiano Alessandro Baratta, el futuro de la democracia está fundamentalmente vinculado al reconocimiento del niño, no como un ciudadano futuro, sino como un ciudadano en el sentido pleno de la palabra.

Sólo si nos “tomamos en serio” los derechos de los/as niños/as y adolescentes, podremos enfrentarnos con buenas expectativas al problema de la pobreza infantil. De lo contrario, los resultados de la próxima Casen nos obligarán a repetir que la pobreza aún tiene nombre de infancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: