Declaración de lxs jóvenes latinoamericanxs para el Buen Vivir

Los representantes de los niños, niñas y jóvenes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Perú, El salvador, Nicaragua y Guatemala reunidos el 15 y 16 de junio en la plataforma continental en Praia Grande, Sao Paulo – Brasil en el proceso previo a la conferencia de Desarrollo Sostenible Rio + 20.

Reconocemos que:
Los saberes, prácticas y cosmovisiones de nuestras culturas originarias están en peligro de desaparecer y ser subsumidas por el actual sistema mundial mono cultural, que pretende universalizar desvalorizando todo lo proveniente de los pueblos indígenas y tradicionales.

El sistema económico capitalista está en crisis, puesto que sus fases de extracción, producción, consumo y descarte es incompatible con la capacidad de regeneración de la naturaleza, es también incompatible con la vida y la naturaleza considerando a ésta última como un objeto convirtiéndola en recursos naturales que deben ser explotados.Tras la realización de Conferencias, Acuerdos, Protocolos y demás instrumentos internacionales en torno a la problemática del cambio climático y sus efectos, el compromiso político no ha llegado a concretizar acciones que contrarresten estas consecuencias del actual sistema económico, lo que ha llevado a los acuerdos al fracaso.

Así mismo los principales causantes del cambio climático se resisten a firmar los acuerdos y comprometerse con estos, para no afectar sus intereses económicos.

El sistema trata de reinventarse, proponiendo solamente medidas parciales que no son suficientes para lograr el cambio que creemos necesario, por lo tanto aún se continúa una relación insostenible entre seres humanos y naturaleza. Además se pretende colocar un precio a los ecosistemas en crisis para continuar ese proceso de explotación irracional.

En nombre del desarrollo económico muchos gobiernos han impuesto políticas que responden a los intereses de las transnacionales, corporaciones y empresas entre otros grandes grupos económicos a través de la militarización, privatización de la Madre Tierra, desplazamientos humanos forzados, entre otras acciones violentas que violan los derechos de los pueblos. Este sometimiento termina afectando directamente su soberanía.

En nuestros Estados el modelo de desarrollo capitalista sólo ha servido para beneficiar económicamente a una pequeña parte de la población, sosteniendo grandes alteraciones ambientales que afectan a todas las formas de vida. Estos efectos son especialmente perjudiciales para los sectores de la población que cuentan con menos recursos para hacer frente a estas problemáticas, siendo la mayoría.

Nuestros sistemas educativos no generan concientización socio político y cultural, fomentan el desequilibrio entre los seres vivos de la naturaleza y desvalorizan las habilidades personales. Además evidenciamos una fragilidad en los elementos metodológicos didácticos.

El sistema ha cimentado, en las instituciones de la sociedad: el individualismo competitivo entre seres humanos debilitando el sentido de comunidad, familia y la valorización del género femenino; el consumismo que va más allá de las necesidades de las personas; y el antropocentrismo que fomenta una relación de poder para dominar y destruir nuestro entorno .
Frente a estas principales problemáticas que nos afectan a todos los seres vivos, especialmente a niños, niñas y jóvenes, asumimos un rol activo como agentes de cambio necesario para nuestros pueblos, nos posicionamos, demandamos y proponemos lo siguiente:

Frente al sistema en crisis, debemos garantizar la recuperación, fortalecimiento y transmisión de los conocimientos, buenas prácticas, valores y cosmovisión de las culturas ancestrales, ya que éstas no se han perdido totalmente. Esta opción nos aporta herramientas para la soberanía de los pueblos construyendo un Buen Vivir.

Frente a la amenaza hacia la biodiversidad, nuestra opción es el camino del Buen Vivir. Esta forma de vida contempla la Madre Tierra como una entidad que provee, pero que también tiene su propia espiritualidad. Le decimos no al consumo desenfrenado, no a la contaminación de nuestra Madre Tierra, sin una explotación irracional de los recursos.
Nosotros defendemos que la sociedad civil debe asumir una posición activa sobre los temas políticos que afectan nuestras vidas. De esta forma, nosotros como niños, niñas y jóvenes debemos organizarnos para ser escuchados, participar en espacios de toma de decisión y ser tomados en cuenta en la generación de políticas públicas como actores sociales.

Para generar un cambio no es suficiente una economía verde. Esta propuesta solo afecta algunos elementos de nuestra sociedad. Nuestra propuesta es que los cambios deben ser en las bases del modelo económico que estamos practicando.
Rechazamos toda forma de violencia, especialmente las que sufren nuestros pueblos para entregar las tierras, el agua y la energía a manos de privados para su explotación. Aún más cuando esa violencia es a través de la militarización de las zonas en disputa. En nombre del desarrollo económico han ocurrido muchos casos de vulneración de los Derechos Humanos y de la Madre Tierra, tales como desplazamientos forzados, uso de la fuerza militar para resolver conflictos en nuestras comunidades, y también la explotación de la Madre Tierra por intereses económicos. En base a lo que fue dicho, proponemos procesos de concientización de las comunidades y organización a partir de sus propios contextos culturales.

A partir de lo anterior, proponemos que el sistema de educación integre en su currículum elementos para la formación de la población que fomenten la concientización sociopolítica, cultural para promover un equilibrio entre los seres vivos de la naturaleza. Además de eso, también defendemos la existencia de espacios donde se desarrollen procesos educativos fuera del sistema escolar. Estos espacios deben fomentar el desarrollo integral de la persona, construyendo los conocimientos útiles para sus comunidades. Así, queremos una sociedad que respete los derechos personales, sociales y de la Madre Tierra.

Creemos que es necesaria una democratización de los medios de comunicación para que en ellos exista una diversidad de opiniones, y las culturas sean representadas. Así, sumado a lo anterior, también es necesario que el Estado se preocupe de la inclusión de espacios culturales en los medios existentes, para que de esta forma las personas que se relacionen con estos medios puedan tener herramientas que contribuyan a su análisis crítico. De la misma manera, queremos que existan las condiciones para que los medios de comunicación pertenecientes a las comunidades locales puedan coexistir con los otros medios masivos.

Exigimos a los gobiernos del mundo asumir acciones inmediatas para restaurar una relación armoniosa con la naturaleza, a través del respeto a la diversidad cultural, identidad y soberanía de los pueblos, garantizando mecanismo reales de participación de la sociedad civil.

Los niños, niñas y jóvenes hacemos un llamado a los gobiernos, movimientos sociales y organizaciones para unirnos y emprender acciones conjuntas de participación, movilización e incidencia para alcanzar un Buen Vivir.

Agradecemos a la Madre Tierra por la oportunidad de permitirnos hacer este trabajo como hijos llenos de amor, luchemos por la vida!

Praia Grande, 17 de Junio de 2012.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: